2007-06-06

Artículo: Teletransportación y continuidad psicológica



La teletransportación, un invento habitual de la ciencia ficción, un tema reiterativo y casi un recurso más o menos imprescindible para las novelas del género. Permite explicar escenarios y situaciones imposibles. Conjuntamente con los universos paralelos y el hiperespacio forma la triada de los modelos de movilidad para cruzar los universo creativos más habituales del género.

Existe la teletransportación, al más puro estilo Start Trek, con su circulito y su fundido televisivo de lo más carca. O más sutiles como en novelas inolvidables e imprescindibles como Las estrellas mi destino de Alfred Bester sin tantos efectos plástiscos.
Existen muchas novelas que usan el citado método de transporte automático casi instantáneo para movernos por espacios inconcebibles... la serie Hyperion de Simons hacía uso de ella con cierta alegría, Estación de Tránsito de Clifford D. Simak o El fin de la Eternidad de Asimov.
Pero si analizamos el proceso con detenimiento es de lo más inverosímil: Transmitir información de un punto a otro del universo con un volumen inconcebible de datos y en el tiempo que dura un parpadeo..!?!?... Inconcebible ? Bueno... se puede aceptar pulpo.
Pero es que además se debe reproducir la conciencia en un estado exacto. Esto implica que la "foto" de la conciencia se debe realizar en un instante concreto, infinitesimal, o sino ya no habrá continuidad psicológica. Y es aquí donde empiezan los problemas de concepción de tal supuesta mega tecnología. Si tenemos que capturar la foto en un instante concreto puede que lo que se transporte no sea exactamente lo mismo y entonces... ¿Es la misma persona la que transportamos?. Porque el método esta claro, nos cargamos un cuerpo físico, creamos otro con la información transportada y le metemos la conciencia también transportada. Es la misma persona la que esta en una parte que la que esta en el otro lado. ¿Seguro?
¿No hemos matado una persona y hemos creado una copia ? Realmente en el extremo de la situación. ¿Haría falta destruir el original? ufff... 200.000 Spock's rondando por el universo... demasiao pa'a el cuerpo.




¿Os dejarías teletransportar sabiendo que lo que realmente va a pasar es que te van a desintegrar y van a reprogramar un nuevo cuerpo con tu conciencia?. ¿Ese eres tú? ¿No? ¿Si? . La verdad es que el teletransporte implica copia y transmisión de información y destrucción de original... no hay más. Este principio de la continuidad psicológica se da de forma parecida entre el sueño y la vigilia. Cada vez que dormimos nos levantamos y nos decimos que somos la misma persona pero en el fondo podrían cambiarte, copiarte y seguirías pensado que eres la persona que fue a dormir por la noche. Entonces la continuidad psicológica es fundamental para entender el concepto de persona. El proceso inverso también es digno de análisis. ¿Una persona que sufre una enfermedad que afecta a sus facultades psíquicas es la misma persona que antes de tenerla?

En definitiva... solamente la continuidad psicológica nos define como personas que durmamos, que nos teletransportemos o que nos copien no es importante mientras tengamos dicha sensación de continuidad.
¿Me dejaría teletransportar con lo que significa? Si sin dudarlo, joder me cag..!%&·$" ¡Por Dios, Spock no puede estar tan tranquilo en cada capítulo si no fuera cierto! .

Ya puedo dormir tranquilo, ya me puedo teletransportar al mundo de los sueños o a otro punto del universo, ambas opciones siempre son interesantes.

Otras reflexiones en ECP : El futuro es de Hidrógeno, Reflexiones imprescindibles..., Epidemias virtuales.

Technorati Tags : reflexión, psicología, teletransportación, ciencia ficción, ci-fi.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada